5 min de lectura

Claves para el éxito de Andrea Cardona, primera mujer centroamericana y del Caribe en llegar a la cumbre del Everest

Monserrath Vargas López

Monserrath Vargas López

Periodista - PYME Nauta

Antes de convertirse en la primera mujer centroamericana y del Caribe en llegar a la cumbre más alta del planeta, a Andrea Cardona le hacía falta experiencia, entrenamiento y presupuesto. 

Además, era asmática, tenía bronquios más débiles que una persona normal y era friolenta, pero le sobraban ganas y determinación. Las mismas que la llevaron a alcanzar su meta: el Everest.

Ella decidió preguntarse ¿por qué no? y hoy sus aprendizajes en el proceso también le han permitido destacar y desenvolverse en otros campos, por ejemplo, como empresaria y como mamá.

¿Cuáles fueron algunas de esas claves que la llevaron justo donde soñó? En este texto, basado en la conferencia que brindó Andrea  en marzo pasado,  usted podrá descubrir algunas claves.

En primer lugar, Cardona decidió hacer un plan, definir su meta y lo que quería alcanzar con una fecha definida. Sin embargo, también tuvo claro que es importante fijar metas intermedias que permitan medir los resultados.

Uno de los aspectos cruciales que también tomó en cuenta fue el de establecer el presupuesto que se requería para alcanzar el objetivo planteado. 

Asimismo, resaltó la importancia de definir quiénes ayudarán a obtener el recurso que necesitamos para cumplir nuestra meta, ya sean  socios, personas que invertirán en el proyecto, o bien préstamos o ahorros de los que echaremos mano.

Además, se enfocó en consultar con expertos, buscar libros y referencias de personas “mentoras”, pues es útil aprovechar la experiencia de otros, a la hora de comenzar a conquistar nuestros sueños.

También recomendó apoyarse en ejemplos cercanos, sea de familia o no, que inspiren el tipo de persona que queremos ser.

Contra corriente

Cuando una persona se fija una meta, se enamora de sus ideas y planes, muchas veces cree que los demás  van a opinar lo mismo, pero así no es como suceden las cosas.

Sobre todo si la persona está comenzando a emprender o a desenvolverse en un nuevo terreno, puede que al principio se topen con que no tiene credibilidad, experiencia y por ello no siempre le será fácil conseguir el financiamiento.

Lejos de rendirse, lo que se demanda esas situaciones es la búsqueda de  capacitaciones y nuevas formas de adquirir el conocimiento y habilidades, con el fin de construir credibilidad y de esa forma encontrar el apoyo para concretar nuestros objetivos.

En este punto, vale la pena preguntarse ¿qué oportunidades y recursos tenemos de forma inmediata para ir avanzando en nuestra capacitación y construyendo nuestra credibilidad?

También recordar que si concretamos acciones todos los días, aún a pesar del cansancio se convertirán en hábitos y los hábitos nos impulsan a avanzar. “Pasar de la idea a la acción, así sea en pequeñito. Pensar en grande pero empezar pequeño”, recomendó Cardona.

En equipo

Sin embargo, ninguna cumbre, y tampoco ninguna meta se conquista en soledad, por esa razón es muy importante entender que el trabajo en equipo es clave.

Andrea Cardona recordó que: “Estaba tratando de ser autosuficiente y fuerte para demostrar a mi equipo que soy capaz, pero el espíritu de un equipo es de colaboración. No importa quiénes seamos y cuánto nos haya costado llegar donde llegamos, aquí estamos para apoyarnos y para pedir apoyo también”.

Escalar el Everest, ser empresaria o ser mamá tiene muchas cosas en común, entre ellas que el entorno cambia todo el tiempo, por ello: “La habilidad más importante que debemos desarrollar es la flexibilidad y adaptabilidad en todo momento”.

Para hacer frente a las épocas difíciles, aseguró que se requiere  identificar aquellas cosas que no controlo y dejarlas a un lado, y con las cosas que sí puedo controlar, hay que desarrollar un plan, buscarle espacio en la agenda y trabajar sobre ellas. 

Es decir, dedicar la energía a las cosas que podemos alcanzar.

Hacer la diferencia

Lo que le decimos a nuestra mente en el proceso de conquistar nuestras metas es muy poderoso, según Cardona.

En el camino, ella tuvo  momentos en los que penséo  en todas las cosas que podían salir mal, en las estadísticas de que sólo determinado porcentaje de personas logran llegar al Everest. También en que, cualquier error puede ser fatal, y justo cuando empezó a pensar que  ya no aguantaba y le comenzó la ansiedad, aprendió algo importante.

“En esos momentos difíciles lo que me hizo avanzar fue concentrarme en lo más sencillo que podía hacer: dar un paso y tres respiraciones profundas. Ese momento era mi presente, en mi presente solo existía esa acción, una acción repetitiva muy importante porque cada paso  debía ser dado con toda seguridad, cada respiración tenía que ser bien dada porque eso me daba energía, y me ayudaba a recuperarme para poder dar un paso más”, comentó Cardona.

Esa misma dinámica es la que podemos seguir con nuestros emprendimientos:  “Dar un paso y 3 respiraciones, centrarnos en el presente y enfocarnos  para ejecutar nuestra próxima acción”, dijo Cardona.

Y, concluyó con la invitación de “Convertir la meta grande en micrometas y celebrarlas”.

¡Comparta este artículo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BNPYMESFoo2
nauta b2